[Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog (realizadas mediante la técnica del cutrescoping) y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.

Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias]


Latido Jondo

Cerradas manchas de monte en las sierras de Andújar... apreturas y riscales en Despeñaperros... soledades boscosas y remotas en Hornachuelos... cantos de colirrojo real en los frescos castañares en la Sierra de Aracena... ríos que serpentean entre hondos barrancos cordobeses... robledales donde termina Andalucía... el morir alomado y llano de la Sierra en el extremo norte de Sevilla... bellotas que se caen de las encinas... callejas de pueblos blancos donde cantan las golondrinas... olor a pasto mojado cuando suena la berrea... cigüeñas negras sobre el murmullo de las aguas... bruscos picados de águilas reales... croar de sapos y ranitas en la noche... chillidos de matanza en las frías mañana de invierno... el paso elástico del lince bajo la valla... manto florido de dehesas en primavera.... agostaero de pastos en verano...

Si yo fuera bicho, Sierra Morena sería mi área de campeo. En este blog pretendo compartir con vosotros algunos de los momentos camperos que vivo tanto en esta zona -a retazos salvaje y honda, a retazos domesticada y suave- de Andalucía como en otros variopintos parajes naturales, a veces alejados de la Sierra pero que también forman parte de mi área de dispersión....o a los cuales llego con carácter divagante o accidental....


Bienvenidos!

25 de abril de 2014

Café con gansos

Ya se marcharon. A lo largo del mes de marzo fueron enfilando, cada tarde un buen puñado de ellos, las autopistas del cielo que –si todo ha ido bien- les habrán dejado en aquella charca alemana, en las islas danesas o en el estuario sueco en el que nacieron y al que cada pareja acude, año tras año, a anidar. Yo mismo pude escucharlos varias noches sobrevolando los doñaneros pinares de Hinojos con su típica escandalera de voces, rumbo a latitudes septentrionales.

Desconfiados y bravos, casi nunca es fácil ver a corta distancia a los ánsares en Doñana
Han sido casi seis meses los que han pasado entre nosotros, poniendo banda sonora a las jornadas de pajareo marismeño. Los primeros llegaron en octubre; allá por el mes de noviembre mis compis de SEO-Sevilla les dieron la bienvenida; y a finales de marzo vi mis últimos de la temporada. En todos estos meses los ánsares han alegrado Doñana, fieles a su principal reducto de invernada en Europa, pues no en vano son más de 65.000 ejemplares los que suelen visitarnos en la estación fría. 

Grupito de ánsares descansando en una isla de vegetación en la Marisma Madre de El Rocío
Entre los ánsares comunes Anser anser se han visto esta temporada varios ánsares caretos grandes y barnaclas cariblancas, además de una sorprendente barnacla cuellirroja. Yo no me encontré este año con ninguno de estos “infiltrados” (a diferencia de otras ocasiones), pero sí disfruté de los gansos comunes en unas cuantas ocasiones. Entre ellas, varias tardes en las que me encontré solo en la Marisma por la tarde, a la hora del café, termo calentito de por medio y con la gratísima compañía de sus graznidos. 

Llanuras de la Marisma Gallega de Hinojos
Cuando los escuchas a lo lejos y los ves venir, son al principio una uve de puntitos en el horizonte que se va acercando poco a poco hasta colocar sus panzonas siluetas sobre tu cabeza. La luz cálida del sol en sus últimos rayos del día, el airecillo frío, el silencio en la gran llanura sólo roto por las voces de estos viajeros incansables… la sensación es difícilmente descriptible. Única, pero afortunadamente repetible cada año.

video

En este cutrevídeo en que se aprecia cómo llegan desde los arrozales de los Hatos, Caño del Guadiamar abajo,  hasta Cerrado Garrido para echarse al lucio a pasar la noche…

¡Hasta el otoño que viene, amigos!

3 comentarios:

  1. Pues por aqui sí que han llegado los ansares para criar otro año y la pareja de grullas, también, al menos las parejas que tengo al lado de casa. En octubre te los mando para allá otra vez y me bajaré con ellos para ver cómo les tratáis por allí.

    Un saludo desde el norte.

    ResponderEliminar
  2. Yo también me quedé sin ver ningún ganso que no fueran los ánsares comunes, que también gusta verlos en realidad. Con las barnaclas me conformaba con ver las cariblancas, no era tanto pedir, jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Joder, entre 65.000 quien es el listo (o paciente) que encuentre el infltrado!! Bonita entrada, Rafa. Tienes mejor pico que los gansos mismos.

    Abrazos veratos muy fuertes

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...