[Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog (realizadas mediante la técnica del cutrescoping) y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.

Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias]


Latido Jondo

Cerradas manchas de monte en las sierras de Andújar... apreturas y riscales en Despeñaperros... soledades boscosas y remotas en Hornachuelos... cantos de colirrojo real en los frescos castañares en la Sierra de Aracena... ríos que serpentean entre hondos barrancos cordobeses... robledales donde termina Andalucía... el morir alomado y llano de la Sierra en el extremo norte de Sevilla... bellotas que se caen de las encinas... callejas de pueblos blancos donde cantan las golondrinas... olor a pasto mojado cuando suena la berrea... cigüeñas negras sobre el murmullo de las aguas... bruscos picados de águilas reales... croar de sapos y ranitas en la noche... chillidos de matanza en las frías mañana de invierno... el paso elástico del lince bajo la valla... manto florido de dehesas en primavera.... agostaero de pastos en verano...

Si yo fuera bicho, Sierra Morena sería mi área de campeo. En este blog pretendo compartir con vosotros algunos de los momentos camperos que vivo tanto en esta zona -a retazos salvaje y honda, a retazos domesticada y suave- de Andalucía como en otros variopintos parajes naturales, a veces alejados de la Sierra pero que también forman parte de mi área de dispersión....o a los cuales llego con carácter divagante o accidental....


Bienvenidos!

27 de abril de 2012

Sierra Morena Cordobesa: variedad a tope



Uno de los muchos parajes espectaculares de Sierra Morena Cordobesa: Los Conventos, en Adamuz

Buenas a tod@s!

Tengo que confesarlo: me lo paso pipa en Sierra Morena Cordobesa. Igual mi opinión no es muy objetiva (…), pero pienso que dicha comarca da un juego extraordinario al pajarero. Ayer, por ejemplo, comencé con la bellísima melodía de los ruiseñores, el rudimentario canto de los picogordos y la escandalera de los críalos en un encinar plagado de conejos al que llegó una joven águila imperial, que tuvo que resistir los envites de varias urracas con muy mala leche. Por encima de las palomas torcaces, las oropéndolas, los primeros zarceros comunes de la temporada y algunos mosquiteros papialbos de paso, se alzó la silueta de un águila real adulta mientras algunos ciervos cruzaban furtivamente los cortafuegos.

Orchis champagneuxii, una de las pocas orquídeas que están floreciendo de modo abundante
 esta primavera en la Sierra

 Un rato después, una pareja distinta de águilas reales cicleaba sobre unos campos a los que estos días asoman muchos tulipanes silvestres y algunas orquídeas, no lejos de donde un macho de águila perdicera reposaba a la sombra, quizá dormitando arropado por los dulces arrullos de las tórtolas que ya han llegado a nuestros montes.

Esta águila perdicera Aquila fasciata me miró unos minutos antes de continuar con su relax...


 Y como el Guadalquivir abraza estas tierras, es posible disfrutar también de una colonia de cría en la que ya hay pollos de garza real a punto de volar, garzas imperiales de cortejo y haciendo nidos, y martinetes incubando; incluso dos espátulas y una garceta grande pusieron la sorpresa en un eneal delque salen y entran los eléctricos calamones. Además, cucos y torcecuellos ponen la banda sonora en estas fechas a los sotos del Gran Río.

El río Guadalquivir recibiendo las aguas del arroyo Tamujoso

 Para mayor variedad, algunos de los municipios de la Sierra tienen parte de su término en la campiña agrícola, así que en pocos minutos se puede cambiar de tercio y presenciar los encelados cantos de amor de las calandrias, escuchar el escurridizo reclamo de la lavandera boyera, constatar la llegada de los primeros chotacabras o encontrar algunos odonatos madrugadores.

Enallagma cyathigerum, ejemplar inmaduro de sexo incierto. Una de mis primeras libes de esta temporada...

Desde aquí un saludete a mi compi Nicasio (sé que a veces te pasas por aquí…), con el que viví algunos de estos buenos ratos de ayer!


La torre de Villaverde, atalaya de parte de la campiña de Montoro
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...