[Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog (realizadas mediante la técnica del cutrescoping) y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.

Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias]


Latido Jondo

Cerradas manchas de monte en las sierras de Andújar... apreturas y riscales en Despeñaperros... soledades boscosas y remotas en Hornachuelos... cantos de colirrojo real en los frescos castañares en la Sierra de Aracena... ríos que serpentean entre hondos barrancos cordobeses... robledales donde termina Andalucía... el morir alomado y llano de la Sierra en el extremo norte de Sevilla... bellotas que se caen de las encinas... callejas de pueblos blancos donde cantan las golondrinas... olor a pasto mojado cuando suena la berrea... cigüeñas negras sobre el murmullo de las aguas... bruscos picados de águilas reales... croar de sapos y ranitas en la noche... chillidos de matanza en las frías mañana de invierno... el paso elástico del lince bajo la valla... manto florido de dehesas en primavera.... agostaero de pastos en verano...

Si yo fuera bicho, Sierra Morena sería mi área de campeo. En este blog pretendo compartir con vosotros algunos de los momentos camperos que vivo tanto en esta zona -a retazos salvaje y honda, a retazos domesticada y suave- de Andalucía como en otros variopintos parajes naturales, a veces alejados de la Sierra pero que también forman parte de mi área de dispersión....o a los cuales llego con carácter divagante o accidental....


Bienvenidos!

21 de mayo de 2012

La feliz historia de Raimunda

 No me gustaría batir un feo récord no actualizando el blog al menos una vez al mes… Así que hoy me gustaría contaros una historia. Un relato de esos que a veces terminan con un final nefasto, pero que, en esta ocasión, acabó francamente bien. 

 El pasado día de 1 abril, un pescador que faenaba frente a la costa de Nazaré (Beira Litoral, Portugal) se topó con un enorme bicharraco que nadaba a la deriva. Tras engancharlo y remolcarlo hasta la orilla, alertó a la policía local, que su vez avisó al ICNB y a la Sociedade Portuguesa de Vida Selvagem, cuyos técnicos y responsables se desplazaron al lugar en cuestión. Allí dieron un primer tratamiento al animal, que resultó ser una “Tartaruga do Couro” o tortuga laúd Dermochelys coriacea, a la cual recogieron y transportaron al Centro de Reabilitaçao de Animais Marinhos que gestionan en Quiaios (Figueira da Foz).
La tartaruga de couro justo antes de ser recogida en la playa de Nazaré. Foto: Carlos Barroso/LUSA

 Una vez allí, los profesionales que trabajan en este centro hicieron todo lo posible por estabilizar al animal en las primeras horas, ya que se encontraba muy delgado y debilitado. Conseguir mantenerlo con vida ya fue un logro. En este vídeo la responsable del centro comenta la situación (em português).

 Durante 10 días se le hicieron análisis y fue sometida a un cuidadoso tratamiento de recuperación. La dificultad de trabajar con esta especie estriba, además de en su tamaño, en que al parecer no sobrevive mucho tiempo fuera del mar. Por ello urgía acelerar en lo posible el proceso, y cruzar los dedos para que el trabajo surtiera efecto y pusiera ser liberada lo antes posible con garantías.
Cuidando a Raimunda. Foto: Carlos Barroso/LUSA

 ¿Y qué pinto yo aquí? Pues resulta que esos días me pilló por allí, así que me ofrecí para echar un cable a los amigos del CRAM-Q para el momento de la liberación. Raimunda, que así fue llamado el animal tras votación popular vía redes sociales –en honor del pescador que la encontró y rescató-, resultó ser una hembra aún no adulta; un ejemplar de tamaño mediano, pues allí las han tenido mucho más grandes. Pero os puedo asegurar que, aún así, me impresionó este ser de aspecto antediluviano, de unos 1´8 metros de largo y casi 200 kg de peso, cuyas aletas delanteras eran casi tan largas como mis piernas, y con una cabeza más gorda que la de algunos humanos que conozco...

En el tanque donde se fue confinada durante la rehabilitación. Foto: CRAM-Q

 Durante los días que la vi allí no me costaba en absoluto imaginarme a este gigante del mar nadando lentamente en la inmensidad remota de su mundo azul, sorteando todo tipo de peligros en las décadas que llegará a vivir. ¡Qué fuertes, y a la vez qué frágiles, son todas las criaturas pelágicas!
Aquí estamos sacándola de la piscina. Foto: CRAM-Q

 Finalmente, el día 10 de abril se pudo proceder a la suelta de la popular Raimunda, ya recuperada y una vez comprobados los resultados satisfactorios de los análisis y muestras pertinentes; también se la dotó de una anilla y un chip. Para trasladarla al puerto hubo que montar un buen tinglado, con asistencia de bomberos e izado con grúa incluidos.
Y menos mal que era pequena!... Foto: CRAM-Q

 Una vez en el puerto, la tortuga y algunos de los trabajadores del centro se embarcaron en el Gaivota do Mondego, un barco de pesca que los trasladó a una distancia prudencial de la costa, donde Raimunda pudo de nuevo sentir la libertad que dan las olas y el amplio horizonte del Atlántico. Allí, a buen seguro, continuará ahora mismo salvando dificultades y esquivando peligros y depredadores, con ese tenaz instinto de supervivencia que caracteriza a estos asombrosos y longevos animales.
Imponía y sobrecogía verla así. Numerosos curiosos se acercaron a despedirla. Foto: CRAM-Q

 Vaya desde aquí mi reconocimiento a todas las personas que han hecho posible que esta historia haya tenido un final feliz. Y que, por fortuna, no es la única, pues en los últimos meses ha habido varias tortugas bobas, una foca gris, un puñado de alcas y otras aves marinas –entre otros animales- que han conseguido retornar a sus mares de origen tras haber sido recuperados en estas instalaciones. Si queréis más información del trabajo que desarrollan y de algunos de los bichos que tienen en CRAM-Q, podéis curiosear aquí.



Boa viagem, Raimunda!!

Un saludo y hasta el mes que viene (...)!

3 comentarios:

  1. Muy buenas Rafa,

    La verdad que la tortuga impresiona, menudo tortugon.

    Con lo de las ardillas que me comentabas, por aqui casi todas tienen ese pelaje.

    Hay una subespecie descrita, la hoffmani, pero que no es reconocida por todos los autores.

    Si no me equivoco, hay un equipo de Murcia trabajando en el tema.

    Un abrazo, y saludos desde el far east jejejeje

    ResponderEliminar
  2. Que historia más tremenda, Rafa, y de las que nos hacen falta con los tiempos tan malos que corren. Enhorabuena a ti, a Patri y tod@s

    Un abrazo
    Dave

    ResponderEliminar
  3. Impresionante historia e impresionante tortuga.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...