[Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog (realizadas mediante la técnica del cutrescoping) y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.

Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias]


Latido Jondo

Cerradas manchas de monte en las sierras de Andújar... apreturas y riscales en Despeñaperros... soledades boscosas y remotas en Hornachuelos... cantos de colirrojo real en los frescos castañares en la Sierra de Aracena... ríos que serpentean entre hondos barrancos cordobeses... robledales donde termina Andalucía... el morir alomado y llano de la Sierra en el extremo norte de Sevilla... bellotas que se caen de las encinas... callejas de pueblos blancos donde cantan las golondrinas... olor a pasto mojado cuando suena la berrea... cigüeñas negras sobre el murmullo de las aguas... bruscos picados de águilas reales... croar de sapos y ranitas en la noche... chillidos de matanza en las frías mañana de invierno... el paso elástico del lince bajo la valla... manto florido de dehesas en primavera.... agostaero de pastos en verano...

Si yo fuera bicho, Sierra Morena sería mi área de campeo. En este blog pretendo compartir con vosotros algunos de los momentos camperos que vivo tanto en esta zona -a retazos salvaje y honda, a retazos domesticada y suave- de Andalucía como en otros variopintos parajes naturales, a veces alejados de la Sierra pero que también forman parte de mi área de dispersión....o a los cuales llego con carácter divagante o accidental....


Bienvenidos!

15 de junio de 2010

Sierra Morena sevillana: embalses y aves acuáticas

Muchos de los bonitos valles fluviales que salpican y vertebran las montañas de Sierra Morena se hallan hoy bajo el fango y las aguas de los numerosos embalses que -sobre todo desde los tiempos del tío paco- han proliferado y proliferan en la Comarca. El valor ecológico y natural de estos valles y encajamientos fluviales era sin duda muy alto, como lo es el de muchos de los que subsisten hoy día a lo largo y ancho de nuestra Sierra, y además en algunos casos ostentaban asimismo una serie de valores socioeconómicos (ganadería, agricultura, aprovechamientos apícolas, etc.) o etnográficos (yacimientos prehistóricos, caminos empedrados, vías pecuarias, molinos, etc) hoy perdidos para siempre.
..
La construcción de estos embalses, además de cambiar la fisionomía del paisaje ha provocado también alteraciones y cambios en la fauna y flora de la zona tanto por la inundación propiamente dicha como por otra serie de factores anejos (alteración del caudal de los ríos, construcción de carreteras, mayor accesibilidad, zonas de ocio y esparcimiento, edificación de poblados, introducción y aclimatamiento de especies piscícolas alóctonas y muchas otras menos palpables y difíciles de percibir como el aumento del grado de humedad y sus “efectos secundarios”).
.
Las aves son, como casi siempre, las mejores “chivatas” de estos cambios; así es como en tiempos recientes hemos visto establecerse en algunos embalses colonias reproductoras de garzas reales, hemos constatado la invernada de gaviotas y cormoranes en grandes pantanos o la aparición de pájaros moscones, garzas imperiales, rascones o carriceros en los eneales de las pantanetas para abastecimiento de agua o lavado de minerales.
..
Y en esta línea es en la que se encuadran algunas de las raras (o al menos nada frecuentes) observaciones que he hecho estas últimas semanas en la Sierra Norte de Sevilla. Esto se me vino a la cabeza cuando vi a una pareja de somormujos lavancos Podiceps cristatus nadando junto a sus dos pollitos aún pequeños (el cebreado aún en la cabeza), con un poco habitual telón de fondo formado por dehesas y espeso matorral mediterráneo; o cuando el águila pescadora Pandion haliaetus se tiraba a por carpas en plenas fechas estivales, siendo lo normal que estuviera en África o en Centroeuropa. Un martinete Nycticorax nycticorax adulto me sobrevoló junto al desagüe de un embalse, y un grupo de ánsares comunes Anser anser emitía su insistente y marismeña llamada desde las orillas de otra lámina de agua artificial. El origen de estos gansos lo tengo claro: son domésticos y proceden de una suelta ornamental, lo cual quizá también pueda aplicarse al veraneante macho de cerceta común Anas crecca que nadaba tranquilamente junto a azulones en una pantaneta.

Dos machos de avetorillo Ixobrychus minutus se perseguían y cantaban (con comportamiento claramente territorial) entre adelfas y fresnos, como si en el Brazo del Este se encontraran. Pero la visualización más inusual tuvo como protagonista a la hembra de pato colorado Netta rufina que protegía a sus cuatro pollitos en las orillas del río, por el que el agua corría de forma inesperada para estas fechas (aunque haya llovido mucho, creo que los desembalses tienen mucho que ver); es la primera cita de cría de esta especie de la que tengo conocimiento tanto en Sierra Morena sevillana como en el resto de la cordillera.

..

Pienso que algunas de estas citas son meramente anecdóticas, algunas de ellas muy probablemente favorecidas por las generosas lluvias de este año hidrológico. En cualquier caso, que pasen a engrosar la lista de aves presentes en Sierra Morena no quiere decir que los que amamos estos parajes pensemos que sea preferible disfrutar de su observación antes que poder contemplar el calmo fluir de los ríos en los valles ahora taponados con cemento y rellenos de las agua… Aguas en las que nadan o se desenvuelven estos personajes alados, invitados especiales pero no genuinos integrantes de estos serrejones, dehesas, vegas y cerros. ..

En otro orden de historias, una extraña agrupación de 4 cigüeñas negras adultas se pasaron la mañana posadas en un eucalipto, contemplando la vida pasar cuando lo deseable sería que estuvieran criando a sus feos cigoñinos. Cosas que pasan, aunque esto es más natural…

2 de junio de 2010

II Jornadas Ornitológicas de Sierra Morena y Montes Comunales de Adamuz

Los pasados días 11 y 12 de Mayo ADIT-Sierra Morena organizó las II Jornadas Técnicas de Turismo Ornitológico de Sierra Morena, que en esta ocasión celebramos en la localidad cordobesa de Adamuz con la inestimable colaboración de su Ayuntamiento.
..
Los contenidos teóricos tuvieron lugar en el mismo pueblo, y la parte práctica en sus Montes Comunales. Las jornadas resultaron muy positivas en cuanto significaron un punto de encuentro y foro común para pequeños empresarios de toda Sierra Morena interesados en la materia, donde se les dio información y formación, se expusieron las líneas de actuación que llevamos a cabo en este campo en la Comarca, y en el cual conocimos de primera mano iniciativas del ámbito ya llevadas a cabo por pequeñas empresas y alojamientos en otras zonas andaluzas. A todos los asistentes les agradezco su buenísima actitud y receptividad, el interés y la participación que mostraron durante el desarrollo de la totalidad las Jornadas. Creo que todos salimos contentos a tenor de las evaluaciones y de las muestras de satisfacción expresadas, lo cual nunca es fácil cuando se reúnen más de medio centenar de personas!

Yendo a la parte pajarera, la salida ornitológica que guiamos por los Montes Comunales resultó la mar de entretenida, con las consabidas limitaciones que implica el andar por el campo en tan numerosa agrupación humana… Esta finca, de unas 2.500 has, abarca una considerable extensión de pinares, monte mediterráneo y dehesas de encinas, vertebradas y delimitadas por dos bonitos cauces: el rio Varas y el Arroyo Matapuercas, el primero de los cuales conserva algunos tramos de bosque de ribera mientras que predominan los tamujares y adelfares en el segundo. Su uso, además de forestal y cinegético, está dedicado parcialmente en la actualidad al turismo rural y de Naturaleza mediante una serie de casas rurales abiertas al público que gestiona el propio Consistorio, una iniciativa muy interesante y poco frecuente en Sierra Morena.

Los Montes Comunales son una de las niñas bonitas de Adamuz, y sus paisajes mediterráneos son mimados y cuidados por su Ayuntamiento, que además ha diseñado una serie de senderos en su interior para disfrutar de la riqueza botánica, paisajística y faunística de la finca. Por algunos de ellos transitamos durante la salida de las Jornadas, degustando sabrosos frutos orníticos de temporada como el lejano cernido de la culebrera europea, el vuelo rápido del águila calzada, los ratoneros comunes maullando sobre su territorio, el vigilante alcaudón común oteando desde su percha, los siempre esquivos picogordos, gorriones chillones cebando a sus pollos, los “punkis” herrerillos capuchinos, la explosión sonora del ruiseñor en la vaguada o el vertiginoso canto del chochín. Las golondrinas dáuricas se mezclaban con las comunes, al igual que algún buitre negro se enseñoreaba en el cielo junto a los leonados aprovechando las corrientes térmicas de aire. El martín pescador hizo las delicias de muchos asistentes con sus rápidos flechazos azules sobre las aguas del río, y un aguilucho lagunero –despistado en su migración- puso una de las sorpresas a la jornada. Tras la gozada de disfrutar largo rato de una pareja de águilas reales, un grupo de preciosos abejarucos y una curruca mirlona nos despidieron en nuestro camino de retorno al cortijo principal. Algunos ciervos completaron el cartel faunístico.

En esta ocasión no se dejaron ver otras especies interesantes como el águila imperial ibérica, el torcecuello, el colirrojo real o la oropéndola, que sí hemos detectado en otras visitas a la zona. De todas ellas se puede disfrutar solicitando permiso previo para hacer alguno de estos senderos a través de la correspondiente sección de la web del Ayuntamiento de Adamuz. Por último, pero no menos importante, he de agradecer a mi compi Nicasio el que me pusiera sobre la pista de esta finca en el marco de nuestros trabajos en la Comarca, y a Agustín Pérez, competente concejal de Medio Ambiente, que me haya enseñado estos montes de sus amores.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...