[Las fotografías de paisajes y de fauna que aparecen en este Blog (realizadas mediante la técnica del cutrescoping) y los textos que las acompañan están hechos por mi, a menos que se diga lo contrario.

Puedes utilizar las imágenes y hacer referencia a los textos libremente, pero siempre citando la fuente y al autor. Gracias]


Latido Jondo

Cerradas manchas de monte en las sierras de Andújar... apreturas y riscales en Despeñaperros... soledades boscosas y remotas en Hornachuelos... cantos de colirrojo real en los frescos castañares en la Sierra de Aracena... ríos que serpentean entre hondos barrancos cordobeses... robledales donde termina Andalucía... el morir alomado y llano de la Sierra en el extremo norte de Sevilla... bellotas que se caen de las encinas... callejas de pueblos blancos donde cantan las golondrinas... olor a pasto mojado cuando suena la berrea... cigüeñas negras sobre el murmullo de las aguas... bruscos picados de águilas reales... croar de sapos y ranitas en la noche... chillidos de matanza en las frías mañana de invierno... el paso elástico del lince bajo la valla... manto florido de dehesas en primavera.... agostaero de pastos en verano...

Si yo fuera bicho, Sierra Morena sería mi área de campeo. En este blog pretendo compartir con vosotros algunos de los momentos camperos que vivo tanto en esta zona -a retazos salvaje y honda, a retazos domesticada y suave- de Andalucía como en otros variopintos parajes naturales, a veces alejados de la Sierra pero que también forman parte de mi área de dispersión....o a los cuales llego con carácter divagante o accidental....


Bienvenidos!

19 de diciembre de 2010

Jugando al escondite (nutrias en Sierra Morena)

Unos cuantos grados bajo cero, una helada del copón en el valle y tranquilidad absoluta en el lugar al amanecer, ingredientes servidos para intentar localizar a mi objetivo de hace un par de días en Sierra Morena occidental.
..
La rivera de Cala nace en la pacense sierra de Tentudía y en su tramo alto se desliza marcando las lindes entre Huelva, Badajoz y Sevilla, resguardando en sus aguas vida y alimento para una nutrida comunidad de invertebrados y vertebrados entre los que destaca “mi” buscada protagonista: la nutria Lutra lutra.

En invierno, este mustélido se muestra más activo durante las horas de luz, lo que unido a su abundancia, a lo lineal de su hábitat y a su carácter confiado y curioso, la convierten a mi juicio en el carnívoro más fácil de observar en Sierra Morena (junto con el lince en los lugares donde éste aún sobrevive). Hacía bastante tiempo que no le dedicaba la atención que se merece y no salía a buscarla “en condiciones”. Obviamente hay muchas ocasiones en las que te vuelves a casa como llegaste, con un cero en tu marcador nutrieril. Pero la proporción es menor que cuando intentas observar otros carnívoros, al menos en mi experiencia personal.

La numerosísimas huellas impresas en la helada arena, y las muchas cacas marcando rocas estratégicas en el agua a lo largo de varios kilómetros de cauce ponen de manifiesto su soberanía en las aguas del Cala, así que basta con moverse sigilosamente por el cauce, con la esperanza de sorprenderla afanada en sus labores diarias. Eso sí, si quieres verlas necesitas atención completa, sigilo y tensión constante para estar atento a cada ruido, a cada onda o burbujita en el agua, a cada chapoteo e incluso a cada olor que llega a tu nariz medio congelada… Y cuando ni siquiera el huidizo martín pescador Alcedo atthis se percata de tu presencia asomado al remanso, es que la cosa va bien…

Tras varias falsas alarmas con gallinetas, zampullines y andarríos grandes como protagonistas, me abrí paso entre los tamujos y allí estaba!! Cuando la localicé andaba semisumergida en el agua, cabeza abajo, mostrándome la cola y patas traseras mientras seguramente intentaba capturar un pez con las manos. Me quedé inmóvil cuando asomó la cabeza, y esperé a que la volviera a meter para salir a la playa de guijarros y tirarme a lo largo en el suelo, pues por experiencia sé que estos bichos no andan muy finos de vista. La distancia era corta, pero aún más lo fue cuando se vino nadando hacia mi posición, llegando estar a menos de 2 metros de mi!!! No soplaba nada de aire y por eso no le habría llegado mi olor, así que se dejó observar un buen rato mientras estaba atareada en busca de papeo. Un rato después ocurrió lo inevitable y reparó en mi presencia (sospecho que me olió, por los gestos que hizo).

Cuando una nutria te ve es altamente probable que no huya, y de hecho eso fue lo que pasó. Se sumergió pero fui siguiendo su rastro de burbujitas mientras buceaba, hasta que la pillé escondiéndose entre las zarzas y eneas del pequeño talud de la orilla, justo enfrente. Siempre me llama la atención el comportamiento de este animal, pues teniendo río más que suficiente para pirarse, optan por lo general por resguardase en la orilla, en algún escondite cutre donde supongo piensan que tú no las ves.

Y ciertamente, sin prismáticos es muy probable que no haya quien las vea, porque el color de su pelaje hace que sean casi invisibles si no se mueven, aunque no estén lejos. Estuve un buen rato disfrutando de este ejemplar, que se dedicó a dormitar en mi cara… Placenteramente cerraba los ojos y la cabeza se le iba hacia el lado, como un niño pequeño, aunque a ratos abría los ojos y me miraba entre la vegetación, seguramente pensando “a ver cuándo se va el pesao este”.

video

Me marché y la dejé allí con su siesta. Caminando por el río vi una garceta grande Egretta alba, que voló a una encina. Es este lugar de los pocos sitios de toda Sierra Morena donde esta enorme garza de inmaculado plumaje inverna anualmente desde hace varias temporadas; me llamó la atención cómo fue incordiada, y finalmente desplazada, por una garza real –más pequeña pero con más mala leche-que estaba pescando en las cercanías y que no toleró la presencia de su blanca prima.

La jornada transcurrió por el río, por algunos de sus afluentes y por las sobresalientes dehesas de su entorno. Pude degustar las bellísimas estampas minimalistas que el hielo había dejado esa noche, y que no se derritieron en todo el día. Imagino que un fotógrafo sabría sacarle todo el partido a estas delicadas y gélidas figuras, puesto que me da impresión de que pueden dar bastante juego en este aspecto; yo me conformo al menos con retratarlas pues es algo que en estas tierras sólo puede presenciarse unos cuantos días cada invierno.

Más tarde localicé a un zorro Vulpes vulpes en un prado, que se perdió de mi campo visual de una forma inesperada y muy extraña. Esperé y lo vi de nuevo, pero en esta ocasión me había guipado él a mí, y de nuevo dio unos pasos y desapareció casi como por misterio. Como no me salían las cuentas, me acerqué y descubrí la causa que mis congeladas neuronas no habían intuido: el zorro hacía como cuando éramos pequeños y jugando al escondite alguien gritaba “CAAASA”, desapareciendo por las bocas de la enorme zorrera donde tiene su morada ... Buen lugar para hacer una espera con telescopio algún otro día.

Tras un largo paseo por los encinares, se me echaba la tarde encima abriéndome paso por una ladera de apretado matorral en la orilla abrupta del río, aguas abajo de donde comencé. Estaba oteando cuando escuché un sonido rompiendo el monte, a paso tranquilo pero demoledor….a los pocos minutos salió un buen jabalí Sus scrofa a mi vera, a no más de 15 metros, el cual se puso a hozar en la esponjosa tierra. Al rato, en vista de que se me iba acercando poco a poco sin que me detectara, me delaté intencionadamente y el guarro puso pies en polvorosa (con los cochinos nunca se sabe y es mejor prevenir…).

Finalmente terminé el día como lo empecé… con otra nutria en las retinas! A esta la localicé desde lejos, y con el tele la estuve siguiendo mientras nadaba junto a la orilla, saliendo a tierra en varias ocasiones y excavando en la arena (¿?). Me tuve que acercar porque mi camino pasaba por el punto del río donde ella se hallaba, así fue como la vi más cerca y como ella también me vio a mí. Este bicho optó por la técnica de “hacerse el tronco”, que puede resultar muy efectiva si no estás previamente al loro de su presencia. Se quedan flotando en la superficie a lo largo, con la cola extendida y asomando el hocico y los ojos para tenerte controlado… una pasada! Al poco este ejemplar decidió que, al igual que su vecina y que el raposo, quería jugar al escondite conmigo y se metió entre unos palos de la orilla, donde la estuve observando hasta que decidí seguir mi camino ya que la noche estaba al caer.

En resumen, fue otro de esos días suertudos en los que te sientes afortunado y llegas a tu casa con una sonrisa de oreja a oreja que no se te quita en varios días…

video

PD: como veis, he puesto un par de vídeos de cutrevidioscoping, espero que os gusten a pesar de la mala calidad que implica la utilización de esta técnica tan casera...

3 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...